9 maneras de recuperar el Lujo del Tiempo

Piensa en la última vez que recuerdes haber sentido que no tienes nada especial que hacer, simplemente un período de tiempo para recuperar el aliento. Si te resulta difícil de recordar, no estás solo. Con el sonido de los mensajes y las notificaciones en las redes sociales que reclaman constantemente nuestra atención, el tiempo para nosotros se siente como el máximo lujo.

Considera este post una invitación para comenzar a reclamar tu tiempo, incluso si son cinco minutos mirando las nubes o paseando lentamente por un parque. Como dice el personaje de Matthew Broderick en el clásico de los 80’ Ferris Bueller’s Day Off (Todo en un día), “La vida se mueve demasiado rápido. Si no te detienes y miras de vez en cuando, te la puedes perder”.

Dónde encontrar pequeñas dosis de tiempo

  • Despierta 15 minutos antes.
  • No revises el correo electrónico o las redes sociales antes del desayuno.
  • Si sientes que estás procrastinando en el trabajo, levántate y haz otra algo diferente durante 5 minutos.
  • Haz algo creativo en tu hora del almuerzo, lo que sea.
  • Desactiva todas las notificaciones que recibas en tu teléfono. En su lugar, elije consultar los mensajes cuando sea un momento adecuado para ti.
  • Intercambia cuidado infantil con otros padres para que todos podáis disfrutar de algo de tiempo para vosotros.
  • Evita la televisión. Si ves la tele, sé selectivo y concreto con los programas y películas que eliges. Evita el zapping.

Mira las nubes. Una vez que hayas encontrado algunos ratos de tiempo exclusivo para tí, ¿qué haces? Una de nuestras actividades favoritas de mini-atención que se puede practicar casi en cualquier lugar es la observación de las nubes. Si te encuentras en un edificio de oficinas, mira por una ventana o sal a la calle y mira hacia arriba, luego suaviza tu mirada y simplemente observa las nubes sobre tu cabeza. Respira profundamente y relájate presente en el momento.

Toma un café o una infusión en paz. Suena bastante simple en teoría, pero ¿cuándo fue la última vez que disfrutaste de una taza entera de café sin hacer otra cosa como consultar el correo electrónico o leer las noticias?

Poner atención plena en un sorbo de tu bebida favorita es una forma de comenzar el día de una forma positiva. Concéntrate en el aroma y el rico sabor de tu café o infusión, la vista por la ventana y la sensación cómoda de tu asiento favorito.

Sopla burbujas. Los niños lo saben: las burbujas son mágicas. Toma una botella, llénala de agua con lavavajillas y siéntate en la ventana a soplar burbujas. Las burbujas son tan alegres que te obligarán a sonreír incluso al transeúnte más esquivo.

Siéntate al aire libre y escucha. Sin libro, sin teléfono, sin parloteo. Cierra tus ojos. Sólo escucha. ¿Qué oyes: el canto de los pájaros, la sirena de un camión de bomberos lejano, el martilleo de una obra, el cerrarse de una puerta? Conoce la sinfonía única de tu vecindario.

Pasa tiempo con tu amigo peludo. Pasar tiempo con nuestras mascotas es bueno para nuestra salud mental (y ellos también lo aprecian). Lleva a tu perro a dar un paseo más largo que de costumbre o acurrúcate en el sofá con Michi.

Practica un instrumento. No importa si tocas el oboe o la guitarra eléctrica, y no importa lo bueno que seas. Practicar un instrumento musical de cualquier tipo es una actividad consciente por naturaleza: ¡simplemente debes concentrarte en lo que estás haciendo y nada más! Una breve sesión de práctica puede tener maravillosos beneficios.

Haz arte. Ya sea al comenzar una pintura sobre lienzo o al dibujar en un cuaderno sobre la mesa de la cocina, darse tiempo para ser creativo es una práctica nutritiva. Y no, no importa si te consideras o no un artista. Concéntrate en disfrutar el proceso y no te preocupes por el producto final.

Escribe en un diario. No necesita ser una redacción hermosa. Ni siquiera necesita ser una entrada del tipo “Querido diario”. Solo toma tu pluma y escribe. ¡A ver qué pasa! Podría ser una lista, una crítica, un agradecimiento o un recuerdo pequeño y simple.

Camina lentamente a través de un lugar bonito. Si vives en la ciudad, busca un parque cerca de tu casa donde puedas conectarte con la naturaleza y su belleza. Apaga el teléfono y reduce la velocidad, deteniéndote para examinar lo que llame tu atención. Y sí, por supuesto, huele las rosas.

El equipo de NEW MONDAYS

No Comments

Post A Comment