entrenamiento-alegria-new-mondays

El ingeniero de la felicidad de Google

Estos entrenamientos mentales del ingeniero de la felicidad de Google mejorarán al instante tu día

 

El “Gurú de la Felicidad” de Google ofrece ejercicios mentales para encontrar la alegría instantáneamente en cuestión de segundos.

 

Pequeños episodios de infelicidad tienen la capacidad de arruinar días enteros y, en última instancia, la vida es demasiado corta para eso.

Además, nuestros estados de ánimo pueden afectar e infectar a otros, y depende de nosotros decidir si eso va a ser de una manera positiva o negativa.

Afortunadamente, hay algunas maneras probadas para mejorar casi instantáneamente nuestro estado de ánimo, pudiendo convertir estas acciones en hábitos que incrementan nuestra felicidad de forma sostenible.

Chade-Meng Tan, un ingeniero de Google nominado 7 veces al Premio Nobel de la Paz convertido en “Jolly Good Fellow” (sí, este fue su cargo oficial en Google), cansado de sentir esos pequeños pero continuados episodios de infelicidad, encontró formas de superarlos a través de ejercicios mentales.

A continuación, persuadió a los managers de Google para enseñarles estas habilidades de atención plena para estimular la creatividad, aumentar la inteligencia y promover el bienestar general de otros empleados. De hecho, logró dirigir un curso de mindfulness en toda la compañía, e incluso desarrolló su propio instituto de felicidad. No es de extrañar que Google haya sido votado como el mejor lugar para trabajar varias veces.

En su libro, “Joy on Demand”, ofrece algunas maneras de mejorar la felicidad en cuestión de segundos y transformarlas en hábitos que crean una felicidad duradera.

Sin más preámbulos, aquí están algunas de sus probadas técnicas mentales que pueden ayudarte a lograr mejoras de humor instantáneas y una felicidad duradera en tu propia vida:

Encuentra “Pequeñas Rodajas” de Alegría

Durante la jornada híper-ocupada, puede ser difícil prestar atención a cualquier cosa que no sea el estrés y los plazos, y esto puede acabar con nuestra positividad.

Chade-Meng Tan encontró que la reprogramación de su mentalidad hacia la felicidad se puede hacer con ejercicios mentales, incluyendo el acto de reconocer pequeños momentos felices, o “pequeñas rodajas de alegría”. La mejor parte: tú también puedes encontrar estos momentos en cuestión de sólo tres segundos.

Por lo general, estos momentos son bastante poco comunes y a menudo incluso pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, beber agua, recibir un texto de un amigo o hundirse en un sofá cómodo después de un largo día. Aunque estos momentos pueden durar solamente algunos segundos, si tomamos conciencia pueden hacernos venir arriba.

Está claro que puede resultar mucho más fácil reconocer y encontrar placer en grandes acontecimientos y emocionantes logros, pero según Tan “las pequeñas rodajas de alegría se producen en la vida en todas partes y, una vez que empiezas a notarlas, te das cuenta de que la alegría siempre está ahí”.

Cuanto más observamos la alegría, más experimentaremos alegría. ¿Cómo? El acto de reconocer estas pequeñas acciones sin darlas por sentado, permite a la mente familiarizarse más fácilmente con ella, ayudando al subconscientemente a darle forma a nuestro estado de ánimo para que sea más alegre.

Los estudios demuestran que las personas que son capaces de notar las pequeñas alegrías en la vida son notablemente más felices a medida que envejecen. Notar las pequeñas bolas de nieve de las cosas y convertirlo en un hábito mejora nuestro humor.

Podemos encontrar esta pequeña dosis de relajación paseando al perro en el parque durante el día, pero se puede encontrar casi en cualquier lugar, como comer una buena comida o incluso tomar un respiro rápido.

Desarrollar el hábito de desear el éxito a otros

Otro hábito muy poderoso es el deseo de felicidad para todos los que nos rodean.

Tan dijo: “Mirando a cualquier ser humano, deseo que sea feliz”.

Por supuesto, es posible que no desees comenzar con la persona que se cuela en un atasco, pero sí puedes empezar con personas que ya te gustan, y luego con personas hacia las que te sientes neutral. “La razón es crear un hábito mental para que cuando veas a alguien, tu primer pensamiento sea: Quiero que esta persona sea feliz”. Las personas que conozcas lo captarán inconscientemente.

Múltiples estudios científicos han demostrado que proyectar este deseo no sólo hace que otros se sientan mejor, sino que crea sensaciones duraderas de alegría dentro de uno mismo, y puede proporcionar ese impulso tan necesario a nuestro estado de ánimo general.

Se puede comenzar con pequeños actos durante la jornada de trabajo: Traer unos dulces al trabajo, ofrecer café a la gente, ofrecer nuestra ayuda en un proyecto… Haz lo que puedas y harán lo mismo por ti.

También puede ser un voluntariado, o incluso trabajar para un negocio (o hacer uno) que hace bien siendo bueno: El cielo es el límite.

Respira profundamente

Tan es un gran defensor de la meditación para lograr la felicidad, pero también dice que los efectos similares se pueden lograr con unas pocas respiraciones conscientes.

“Presta atención total y suave a una inhalación y a una exhalación. Si tienes un poco de tiempo, practica notar tu respiración por un minuto”, dice Tan.

Este acto, más conocido como mindfullness o atención plena, puede parecer insignificante, pero es una manera científicamente probada de prestar atención al presente (en lugar de todos los plazos y responsabilidades inminentes que nos preocupan).

Podemos hacerlo fácilmente manteniendo el aliento conscientemente, contando hasta seis cuando inhalamos y exhalamos mientras nos centramos en pensamientos positivos.

La conclusión de todo esto es que en última instancia depende de nosotros determinar nuestra propia felicidad. No hay razón por la que el mal humor deba arruinar nuestro día, o incluso una pequeña parte del mismo, ya que a menudo está en nuestra mano revertir los pequeños “bajones”. Desarrollar un deseo consciente de querer sentirse mejor nos llevará de las pequeñas sombras a la sonrisa en todo momento.

 
 

No Comments

Post A Comment